MONTSEC ORIENTAL "Un Póker de roca caliente"

Tenéis entre manos un póker formado por las principales escuelas del Montsec oriental, cuya fama va más allá de nuestras fronteras. Unas paredes vestidas de un privilegiado calcáreo muy solicitado por todos, donde la saturación de itinerarios confirma su enorme evolución en todas las facetas verticales. Desde el más breve placer de movimientos, hasta la más embriagadora sensación de estar horas y horas de cara a la pared, conviven en estos lugares próximos a la comodidad del asfalto, factor clave de su éxito desde hace más de tres décadas de escaladas 




MOLA DE SANT HONORAT





Crónica de una Primera

- En la comarca del Alt Urgell y concretamente enfrente de Oliana, encontramos uno de los parajes más pintorescos de Catalunya -con el permiso de Montserrat y Sant Llorenç del Munt- en lo que a formación de conglomerado se refiere: Sant Honorat. Un circo caprichosamente erosionado que juega con la imaginación, a cada paso que avanzamos en sus dominios claramente delimitados por sus cuatro costados. Mientras que su fachada principal atrae la élite deportiva para festejar los límites del grado actual, el resto parece olvidado, raramente encontramos alguna cordada escalando alguna de sus rocas, agujas o paredes que forman su contenido. Si bien al sol queda gran parte del repertorio, la vertiente norte presenta los itinerarios más largos y exigentes, con una docena larga de vías para todos los gustos donde destaca la vía Núria, el espolón más destacado y asequible para coronar la cumbre sin maldecir el terreno. Muchos conglomerados son peculiares, y el de Sant Honorat no se libra de la mala reputación que algunos le otorgan por costumbre, para continuar con la trama y conseguir ahuyentar al personal. Lo cierto, es que como en todos los lugares, los itinerarios más frecuentados son a la larga los más compactos, solo es cuestión de pura estética o buen equipamiento.

Después de abrir y repetir algunas vías de la zona como la Claustrofòbia, estaba claro que el enigma rocoso quedaba totalmente resuelto. Solo faltaba la insistencia de un enamorado del lugar como Damià Vallvé, guarda del cercano refugio de Cortiuda, para ir a surfear el oleaje de una de las pocas paredes de Catalunya que apenas le da el sol. En plena canícula estival y refugiados en nuestra particular zona de confort, vamos descubriendo las debilidades de un terreno que en pocas ocasiones ofrece un respiro. A la salida de la primera reunión, Damià se estrena lazando un merlet significativo en plan cowboy para perforar mínimamente el primer obstáculo. Tres parabolts serán suficientes para que el compañero desaparezca por el muro hasta montar reunión bajo la siguiente traba. Un desplome más acentuado con un paso de entrada donde triunfa un Tricam en el lugar preciso, soluciona la tarea de equipar el pasaje alternando con nuevos agujeros que aparecen oportunamente para amortizar el juego de Aliens. Un bonito largo con solo cinco chapas que conduce definitivamente al pie de la escandalosa fisura de 100 m, a priori, el reclamo principal de toda la ascensión. Las esperanzas de que el gran diedro diera tregua al asunto, se esfumaron rápidamente al comprobar la discreta calidad de la roca en los oleajes verticales. Con arrojo, mucha paciencia, una caída sin consecuencias, y cuatro parabolts más, llegamos al final de la grieta sin salida evidente. La intuición nos conduce hacia la izquierda para sortear la última ola y ganar la rampa que lleva a la cima, intentando no fallar en el intento. Hemos conseguido 240 m de pared con solo 19 parabolts de progresión, a la sombra todos los días, desconectados, y con una temperatura más que ideal. Solo queda poner el nombre, y con la vía Claustrofòbia al lado, se nos ocurre Agorafòbia: el temor por los espacios abiertos.

 


Armand llegando a la R2



Agorafòbia y Claustrofòbia. Equipando el L3


Damià acabando el sexto largo



Para llegar al pie de vía será necesario llegar al coll de Mu (ver mapa acceso) y atravesar una vistosa feixa que se extiende por la vertiente norte. En el punto donde ésta desaparece localizaremos un par de parabolts para montar un rapel de 30 m al bosque inferior y continuar andando al pie del itinerario (calcular unos 45 min desde el aparcamiento). En caso de retroceso será necesario trepar una rampa bajo la vía Claustrofòbia, ganar de nuevo la feixa, y atravesarla en sentido contrario mediante dos tiradas de IVº hasta el citado rapel (algunos espits de seguro). A la salida de la vía encontraremos el rastro del camino de lleva a las ruinas de Sant Honorat y continua bajando dirección E hasta una pista. Al poco, un camino a la derecha conduce al torrente principal donde pronto localizamos un nuevo desvío a la derecha que atraviesa toda la vertiente S hasta el coll de Mu (1h).

Libro Teràpia Vertical





- El libro Teràpia Vertical representa un viaje autobiográfico al mundo de la escalada en roca, desde el particular punto de vista de Armand Ballart, un apasionado más en descubrir nuevos trazados en un contexto colmado de incógnita y aventura. Una primera mitad sumergida entre los años 70 y 90, dando a entender el traumático cambio que experimentó la escalada tradicional con la aparición del grado prefabricado, da paso a una segunda parte mucho más reflexiva analizando el singular oficio aperturista, sus pormenores, y las personales conclusiones de todo ello. Una lectura entretenida y apasionante, con una clara pretensión de pasar un buen rato inmerso en la magia de la escalada de toda la vida, defendiendo un estilo propio, y recordando muchas anécdotas para ilustrar los 27 capítulos que aglutina la obra. A nivel fotográfico, aparecen más de 70 imágenes minuciosamente escogidas para dar la idea más aproximada del talante del autor, y de los principales personajes que han contribuido vitalmente a conducir su trayectoria durante 40 años de cara a la pared. Ha estado un volcado de memoria evidente, donde todos los conceptos han quedado ordenados sobre el papel, para poder consultarlos cómodamente como si de un documento se tratara. La crónica de una generación intransigente de la que poco se ha escrito, atrapada entre el alpinismo clásico y la escalada deportiva, con un estilo propio capaz de forjar unos itinerarios bien conocidos por su elegancia, carácter y exposición. En definitiva, un libro imprescindible para comprender un legado con un mensaje un tanto especial, que difiere claramente del resto, al menos, por su originalidad.

GRUP CAVALL BERNAT


Todos los dípticos aparecidos del Grup Cavall Bernat, sus vías, escaladores representativos i curiosidades sobre la roca más famosa del repertorio catalán.




































































































ESCALADORES  REPRESENTATIVOS



Hermanos Jaume & Joan Cerdà



Joan Nubiola i Callís



Àngel Vedo & Joan Chaparro



Josep Enric Castellnou



Francesc Guillamón Nieto



Frederic Parera Avellaneda



Jordi Àlvarez



Agustí Ventura



Josep Barberà i Suqué



Josep Maria Torras Homet



Josep Manuel Anglada



Jordi Pons



Joan Quintana



Joan Martí del Castillo



Remi Brescó



Albert Iglesias