ESCALADAS EN ELS PORTS Y EL MAESTRAZGO


-Si todas las escuelas ofrecen su magia, la dels Ports y el Maestrazgo es especial. A continuación tenéis varias primeras ascensiones de la factoría Ballart, que descubren algunos de los lugares más significativos dels Ports de Tortosa-Beseit y el Maestrazgo. Existen muchísimos más, pero la gracia reside en descubrirlos y gozar plenamente de la serenidad de unas tierras donde se ralentiza el tiempo y se escucha el silencio.



Croquis de las últimas vías abiertas en els Ports. Roca excelente y pocas chapas en ambos casos. Dificultades para todos los gustos. ¿Que más se puede pedir?



- La vía d'en Guimerà fue dedicada a un lugareño vecino del pueblecito de Bel (La Sénia-Rossell), que con toda su amabilidad nos condujo hacia un objetivo totalmente oculto en el horizonte, para abrir el trazado más evidente del tesoro. La Mola de Bel queda situada al sur de la localidad y presenta un circo de roca muy vertical de tan solo 2 largos de altura, pero con un calcáreo de fantasía típico de las tierras castellonenses. Desde el pueblo hay que coger una pista en dirección al Mas de Mariné (W), dejar el vehículo, y continuar al S-W hasta localizar el acantilado. Bajar en rapel por lo más evidente (árboles) y ganar el pie de vía en el tendido de sombra matinal. En el primer largo habrá que equipar un corto tramo de A2, y en el siguiente escalar una buena fisura en diedro hasta la cima. Lugar remoto y aislado con muchas posibilidades, siempre y cuando no exista ninguna regulación de última hora a tal efecto.





- Situada entre las imponentes Rocas de Benet y las domesticadas Moles del Don, la cara sur de la Gronsa Central propone un compacto coctel intermedio en forma de escalada libre semiequipada, donde en ningún momento aparece la verticalidad absoluta y el rastro de generosas líneas de parabolts. La vía Gronsamàtic cumple con la norma, y en sus cinco largos no encontraremos muchas chapas gracias a las posibilidades que ofrece el terreno para protegerse con los fisureros y friends. Destaca claramente el L3 por su dificultad "made in Castellnou", con un tramo de 6b sin trampa ni cartón. En definitiva, una vía para entretenernos un buen rato en un lugar relativamente cercano al asfalto, con un cómodo descenso a pie bajando por la canal posterior, y con remotas posibilidades de coincidir con otras cordadas escalando.




- La Punta Falconera ofrece una vertiente sur con unos rasgos poco definidos y una perspectiva fatal desde el aparcamiento dels Estrets. Con todo ello, en su eje central se intuye un tímido diedro que rompe la monotonía y sirve de consuelo a la vía Crucigrama, un sinuoso trazado donde es preciso navegar con buen rumbo, para salir con éxito de la pared más marginada del sector. No obstante, la ruta posee su encanto mientras mantenga su integridad sin otras líneas que la parasiten con el tiempo. Un lugar más propenso a la aventura que a otra cosa, con una leve aproximación y un descenso evidente por detrás. Roca buena típica de la zona, con una tirada central en diagonal ascendente donde se concentran los pasos más exigentes y obligados. Pocas repeticiones.




- El aspecto de la Mola dels Biernets siempre ha ahuyentado al personal hacia otros objetivos más soleados y de tonalidades menos lúgubres. No obstante, los pocos itinerarios existentes cumplen ampliamente con los requisitos de negociar el terreno con las mínimas expansiones, y por líneas bien definidas a primera vista. Uno de ellos es la vía Alva Myrdal, una acertada combinación que con solo tres expansiones alcanza la cima sorteando la verticalidad básicamente en libre, mediante una escalada por significativos diedros y oportuna rampa final. Una aventura posiblemente sin repetición, al quedar claramente apartada de las tendencias más solicitadas y del excelente terreno dels Estrets, aunque la roca podemos considerarla de aceptable en todo su recorrido.




- Estando unos días por Beseit y con la impaciencia de alcanzar la primera nº 200, le toco el turno a un perfil muy visible desde el pueblo: el contrafuerte noroeste de la Penya Galera. Un lugar inexplorado y relativamente cómodo de llegar, desde la pista que transcurre por el valle hacia el E y donde destaca un compacto muro liso con un marcado diedro en su margen derecho. La vía Duecento aprovecha de forma evidente un terreno conglomerado típico de la zona, dando por concluida la ascensión al llegar al primer piso, pues la continuidad con la característica proa que le sigue a continuación queda claramente truncada por la magnitud el bosque. Descenso caminando por éste hacia la derecha, atravesando al W hasta conseguir bajar a pie por el lugar menos accidentado. Escalada poco equipada y de interés relativo pese a su elocuente presencia.




- Cerca de Beseit existe un bonito paraje conocido localmente como la Pesquera, que cumple con todos los requisitos para darse un baño plácidamente en las cristalinas aguas del río Ulldemó. Justo en un enorme meandro que forma el cauce más arriba, aparece un buen glosario rocoso donde con el tiempo se han afincado media docena de itinerarios clásicos. El más llamativo y primero en abrirse fue la vía Hurghada, cuyo nombre corresponde a un destino típico para la práctica del submarinismo en el Mar Rojo (Egipto), una afición que me apasionó durante la década de los 90. Fue todo un honor encordarse con el célebre Josep Manuel Anglada para realizar esta magnífica escalada, y descubrir toda la magia de un lugar privilegiado, actualmente prohibido, como drástica resolución versus una regulación más razonable que por el momento no ha llegado. Una lástima con mayúsculas.





- La Roca Dreta de les Valls significó uno de los últimos lugares que se desvelaron al quedar oculto entre los valles y apartado del asfalto. Con la magnífica vía KRT se reveló uno de los tesoros más bien guardados de toda la zona, donde curiosamente la marcada canal-chimenea que lo surca aun restaba por abrir. Fue necesaria una dosis de buril para solventar el dilema, y alcanzar la enorme grieta que tan solo exigió una breve escalada en diedro al estilo más clásico. La Nobleza Baturra nunca ha estado un itinerario solicitado al estar rodeado de rutas mucho más modernas e interesantes, pero su evidente recorrido otorga todo un aliciente para cambiar el hábito de estar habitualmente escalando sobre muros. Para el desplome inicial será necesario un gancho, y para el resto serán suficientes los Camalots hasta el nº3 y algún clavo opcional. Roca aceptable en conjunto.




- Desde Beseit dirección al Parrissal, además de muchos turistas, encontramos unos considerables farallones a ambos lados del río Matarranya que forman el portal de entrada a un espacio colmado de fantasía en cada uno de sus rincones. A la derecha aparece el Mas de Lluvia con su severa verticalidad, mientras que a la izquierda tenemos la Roca de Sant Miquel con un perfil mucho más accesible. De todas sus escaladas, la más benévola es sin duda alguna el Esperó del Bruc, una combinación de resaltes de cierto interés, cuya modesta ascensión culmina en uno de tantos lugares entrelazados por la caótica magia dels Ports. Itinerario de corte alpino, con escaso equipamiento y con solo un par de pasajes destacables donde encontraremos los espits de rigor. Roca aceptable en conjunto, y una aproximación y descenso cómodos por caminos evidentes desde la calzada principal a la altura de un puente antes de llegar al aparcamiento turístico. Orientación SW.




- La Tasso&pico representa la versión moderna de la vía Picotasso acertando las debilidades del margen derecho de ésta gran clásica del Masmut. Escalada interesante en conjunto con un L3 de película, donde encontraremos los parabolts justos y necesarios para disfrutar del evento sin regalar nada. Destaca la gran variedad de pasajes sobre roca generalmente muy buena, sin incordiar en ningún momento el itinerario original que transcurre claramente por la izquierda, donde en algún punto nos podemos escapar. En definitiva, una alternativa con todos los requisitos para llegar a una futura clásica, siempre y cuando valoremos las particularidades del terreno con un estilo más bien reacio a las expansiones.




- Entre la infinidad de posibilidades que ofrece la cara E de la roca del Sombreret, la vía Teruel Existe representa una de las más asequibles del panorama al sortear el marcado desplome final por la canal de la derecha sin mayores pretensiones. Gracias a ello, en todo el recorrido gozamos de un terreno excelente aunque con pocas chapas y solo en los pasos claves como referencia. El penúltimo largo resulta claramente el más exigente y obligado al zigzaguear por un tramo sinuoso y vertical. A la salida podemos progresar por la misma canal (paso A0/6a) o bien rodeando por la izquierda de forma más evidente pero sin seguros. Atención en los primeros largos a no confundirse con un proyecto con parabolts que circula por el margen derecho sin más referencias. Escalada muy buena en conjunto.




- Una vez conquistados los característicos espolones del Masmut, solo quedó la oportunidad de explorar sus callejones y márgenes para continuar con la actividad aperturista en la zona. La vía Kenia descubre un natural trazado arrancando por una canal y atravesando posteriormente al espolón, resultando una línea muy asequible pero con equipamiento escaso. Primer largo en roca discreta con algunos puentes de roca lazados, y el resto mucho más compacto con solo un espit a mitad de la última tirada. Dos meses más tarde una cordada realizó la vía Gandhi por el eje principal de la derecha, enlazando con la R3 de la Kenia y coincidiendo hasta la cima, el trazado definitivo. Si llevamos los Camalots hasta nº3 y los Aliens podemos prescindir de los clavos según repeticiones.




- Otro trazado muy singular con solo un largo destacable, la vía Kalabaka, transcurre en pleno muro occidental de la Proa aprovechando una elocuente rampa adosada que lleva a la cima sin otro misterio que seguir lo más afable. Con todo ello, la tirada clave exige emplearse a fondo después del flanqueo desde la canal de entrada, con la roca discreta en algún punto, pero mejorando con la altura como es habitual en toda la zona. Uno de tantos casos, donde la particular geometría del Masmut muestra sus debilidades entre una verticalidad dominante a simple vista. Una aventura claramente de coleccionista.




- La vía Tintín al Masmut ofrece una clara y sorprendente línea sin expansiones, utilizando la canal más estrecha que se observa en el tercio oriental del escenario. Si bien los dos primeros largos no prometen nada en especial, a la salida de la R2 aparece una franja de buenos bolos que invita a flanquear hasta situarse bajo un diedro exterior que conduce directamente a la cima. Este pasaje es sin lugar a dudas una pequeña joya de la zona, donde sin grandes misterios, los fisureros encajan en los huecos justos y precisos para avanzar con garantías hasta alcanzar el diedro. Por estas razones se puede considerar esta bonita ruta de interesante, si no más, para todos aquellos que valoran el aspecto más natural de toda escalada.




- La vía Angelo Dibona solventa el espolón más modesto de la vertiente norte del Masmut, mediante una escalada poco equipada y algo expuesta en conjunto. No ha estado nunca una gran clásica, pero cuenta con un buen número de repeticiones ya que representa la opción más clara y asequible para cuando aprieta el calor, quedando a la sombra gran parte de la jornada al estilo de las famosas Roques de Benet. Si bien la roca es aceptable, su orientación norte le otorga un tacto más pulido y menos áspero, un factor a tener en cuenta en las excursiones del primer largo, el más expuesto con diferencia de todo el recorrido. Gracias a Santi Gracia, Diego Miralles y demás veladores de la zona, fue restaurada hace unos años con parabolts, para como mínimo resucitar su mítico nombre. Aproximación evidente desde la pista norte (10 min), y descenso rodeando por el E hasta alcanzar de nuevo la calzada (20 min).




- La zona de Ladruñán presenta un buen repertorio de paredes para todos los gustos y estilos, que en su día se dio a conocer tímidamente gracias a los pequeños sectores deportivos que se equiparon en los alrededores del pueblo. En realidad fueron los escaladores franceses los primeros en explorar en serio las paredes más representativas, y dejar notoria constancia de su campaña en el portavoz de Passe Murailles. En vista del éxito rápidamente tomamos rumbo hacia el objetivo, y tras analizar el extenso panorama, nos decidimos por la descarada línea de la vía Carey para amortizar la primera jornada. Después de cruzar arduamente el río Guadalope, solo quedó remontar la cuesta y en poco rato estar reptando por la monumental chimenea que destaca en el margen izquierdo de la pared del Cantalar. El último largo fue la guinda del pastel, y el descenso por el barranco de Gómez, un paseo de lo más pintoresco con arte rupestre incluido. Para llegar al escenario hay que tomar un desvío a mano izquierda que conduce a una pequeña central eléctrica, poco antes de llegar a la localidad.




- Si explorar cada una de las paredes que se extienden alrededor de Ladruñán puede llevar varias jornadas, la brevedad de nuestra primera visita solo dio para abrir la vía Carey y al día siguiente la vía Coral, situada en lo alto de la sierra. Tomando la calzada que lleva a la Algecira, al poco nos desviamos a mano derecha por una pista en condiciones que se dirige hacia el Latonar, un catalogo de paredes de altura modesta pero de calidad extrema, que los franceses ya habían acariciado anteriormente. De entre todo el muestrario a disposición, nos inclinamos por un diedro peleón de entrada, añadiéndole una caprichosa travesía en lo alto para alargar un poco más el festín. Una vez en la cumbre divisamos a lo lejos los Morrones, otro singular objetivo virgen que nos animó al poco tiempo a regresar a este remoto paraíso perdido en el Maestrazgo, para sintonizar con la calma y el silencio de lo que algunos denominan "la España Profunda".




- Un lugar donde fuimos de los primeros en actuar fue en Culla, un enorme mosaico calcáreo parcialmente oculto sobre la rambla del río Monlleó, donde tuvimos la gran suerte de escoger de entre todo el lote, la dicha principal de todo aperturista. De entrada abrimos la vía del Temple, que más tarde fue pisada y transformada por otro itinerario -vía Llibertat d'expressió- de forma más directa, reconfortante y con más chapas de consolación, resultando la escalada más repetida de Penyacalva en la actualidad. En otra visita atacamos la Arista Vèrtex para probar fortuna por el flanco occidental de la muralla, acertando una divertida y clásica ascensión, que incluso aparece actualmente en una selección de escaladas recomendadas de la Comunidad Valenciana. Si la primera quedó modificada deportivamente en su día, la segunda aun mantiene ese espíritu alpino para saborear el panorama y prescindir de las filigranas del grado. En Culla aun quedan muchas sorpresas pendientes, siempre y cuando acertemos con la línea idónea y una temperatura de confort.

PRIMERAS EN MONTSERRAT

Además de otras muchas que aparecen en diversas entradas, a continuación tenéis reseñas de primeras ascensiones de menor envergadura abiertas en diferentes zonas montserratinas, y en la vertiente sur en particular. Son dibujos originales de la época, por lo que la graduación puede resultar algo baja en general aunque los comentarios son actuales.



- Iniciada la década de los 90 comenzó la exploración del Serrat de les Garrigoses dada su evidente mar de posibilidades y buena roca, en un escenario especialmente privilegiado para escalar en invierno al poseer el máximo horario de insolación de todo el macizo. Con todo esto nos dedicamos a fondo consiguiendo 8 itinerarios de aventura muy interesantes, pero sin llegar al éxito de la vía del Aranya que acertó de lleno la línea más asequible y clásica. Entre las nuestras, la vía Piratas destaca por su notable desnivel y su chimenea significativa, la Rosa d'abril por su dificultad, y l'Oucomballa por su gran variedad de pasajes. En el resto encontraremos puntualmente tiradas muy buenas pero con menos continuidad en conjunto. Para todos será necesario llevar los fisureros/aliens/friends al gusto, y prever un horario aproximado entre 4 y 5h. Descenso en rapeles por la vía del Aranya o bien por la canal central mediante 3 rapeles de 30m. Prohibida la escalada desde el 1 de marzo al 31 de julio.




- Las vías Celeron y Tomb Raider son dos rutas poco solicitadas, situadas claramente en el tramo de pared más vertical que aparece sobre el camino antes de llegar a los dominios del Torrent Fondo. La Celeron aprovecha además el zócalo, siendo posiblemente la escalada del macizo más próxima a la carretera, resultando cuatro entretenidas tiradas donde destaca el largo final como lo más exigente. La vía Tomb Raider es mucho más peleona y presenta un intenso tramo de artificial donde hace falta oficio para superarlo, sin expansiones en 20 m hasta alcanzar la salida. Posible descenso en rapeles o bien andando hacia el torrente principal, para descender por el cauce seco con un rapel final sobre el camino. No se permite la escalada entre el 1 de marzo al 31 de julio.




- La vía Vintage amortiza claramente el terreno situado al margen izquierdo del Serrat dels Monjos, una zona muy recomendable para soportar la temporada hibernal con la temperatura más alta de toda la montaña. Esta escalada en cuestión no es ninguna maravilla, pero cuenta con un L3 y L4 donde hay que esmerarse siguiendo la sinuosidad del terreno y evitando al máximo el roce de las cuerdas. Roca buena en conjunto. A la salida atravesar hacia la derecha (E) para ir a localizar la bajada en rapeles habitual (50+50m). En el dibujo se refleja claramente la situación de todos los itinerarios del sector principal. Aproximación desde el parking de la cuevas del Salnitre (unos 30 min). En el Serrat dels Monjos está restringida la escalada desde el 1 de marzo al 31 de julio.




- La Mil·lennium posiblemente sea el trazado más elegante del Serrat dels Monjos, con todos los largos muy buenos exceptuando la inevitable última tirada. Coincide gran parte con la vía Guateque, hasta que definitivamente se aparta a la izquierda para ganar la arrogante columna central de la pared. Itinerario muy recomendable tal como la vía Graffiti, otra acertada línea que ha llegado a clásica en poco tiempo, gracias a sus bellos pasajes como el singular flanqueo de la tercera tirada y el muro final equipado en plan deportivo. Quizás este par de itinerarios sean de los más recomendables por su verticualidad, sin apenas vegetación y prácticamente equipados con espits. Máximo obligado: 6a.





- La Sony com Sony y la Comix representan las típicas vías de relleno en un sector donde transitan las líneas más veteranas de la pared como la Psicodelia, la Bikini y la Guateque. Se trata de los trazados más elocuentes y fisurados donde hay que dar la talla y protegerse convenientemente con fisureros y friends, ya que a priori poseen pocos espits. La Guateque es la más bonita en conjunto del Serrat dels Monjos con una dificultad asequible y roca excepcional, la Psicodelia presenta una tirada estrella de fisura muy mantenida, y la Bikini sorprende a cada largo por su variedad destacando su elegante diedro de salida, único en el toda la zona. Todas merecen una visita, y la Guateque en particular, pues es la opción más indicada para estrenarse en la pared.





- La vía Picnic ha sido durante muchos años la escalada más frecuentada del Serrat dels Monjos, dada su asequible dificultad y un estilo más bien clásico, donde aparecen diedros, placas y aristas en combinación perfecta para salir satisfechos con solo un obstáculo destacable para alcanzar la R3. La vía Oferta Especial es un trazado mucho más rebuscado, donde destaca el exigente flanqueo del segundo largo amortizando una caprichosa franja con agujeros, al que le siguen tres estéticas tiradas más sorprendentes que difíciles. La entrada original ha quedado obsoleta al ser de artificial siendo preciso entrar en travesía desde la Picnic para conseguir toda la línea en libre. Una vez alcanzada la cima se baja por detrás andando entre la vegetación, hasta localizar al fondo (hitos) una instalación estratégica para montar un rapel volado directo al camino (45m), con la posibilidad de fraccionarlo a la mitad para bajar con solo una cuerda de 50m.




- Las vías Kraftwerk y Estéreo 60 son posiblemente dos auténticos trofeos de coleccionista al exigir un plus de experiencia en terreno desequipado o muy discreto respectivamente. La primera, pese a tener una peleona entrada a pitonar en cuestión, le sigue una estupenda escalada por terreno de calidad donde solo encontraremos un solitario espit en la R1. La segunda bastante más equipada, contempla una roca más parecida a la arenisca que al conglomerado, donde hay que dar la talla especialmente hasta alcanzar la R1. El diedro supone la recompensa del itinerario, pero a estas alturas seguro que habrá que pelearse con algún arbusto al no repetirse más bien nunca.





- El Diedro Rébuffat se distingue claramente transitando por la carretera que parte frente el puente de la estación inf. del Aéreo en el río Llobregat. La vía es de sobras muy interesante, pero según la normativa vigente, su escalada está prohibida todo el año y la reseña aparece a título informativo. En la Agulla del Nas situada por encima de la font de l'Esllavissada en Frares Encantats, aparecen dos románticas alternativas sin mayores pretensiones, donde la vía del Truc sea posiblemente la más interesante. Un modesto objetivo con buenas vistas hacia Ecos y la grandeza de estar escalando en una de las zonas más bellas del macizo, son la agradable recompensa después del largo paseo de aproximación desde el asfalto.





- La vía Centenària no fue ni más ni menos que el resultado de abrir un itinerario en el Serrat del Centenar para conmemorar 100 primeras. Para ello se escogió el espolón oeste de la roca nº103 como lo más acorde, para conseguir el propósito dignamente con un par de tiradas expuestas al estilo de la región de Frares Encantats. Justo al otro lado del torrente, la Agulla de la Grip presenta una atractiva cara E surcada por una característica diagonal, donde la vía Metrópolis consigue desvelar la fachada de la forma más directa. Típica escalada combinada con algunos pasos de gancho como estrategia, y salidas en libre significativas cuanto más arriba cuando aminora la verticalidad. Roca buena en conjunto con posibilidad de forzar grado.




- La vía Why corresponde a un vistoso offwidth situado en la cara E del Serrat del Patufet, cuya primera ascensión quedó muy lejos de ser domesticada utilizando solo los recursos básicos para solventar el evento. Empotrando bloques y con alguna pitonisa de consolación, se consiguió esta franca grieta orientada al Migdia después de la típica velada de turno en la entrañable bauma del Montgròs. La vía Quadrophenia vence la característica diagonal que presenta el Ganivet del Montcau, situado en el margen derecho subiendo hacia Sant Jeroni justo después del tramo escalonado más significativo del trayecto. El primer largo resulta lo más obligado del itinerario, mientras que el resto se limita a equipar la fisura hasta que mengua la verticalidad y se sale definitivamente en libre. Dedicada a los WHO, un histórico grupo de rock con mucha marcha.





- Frente a la Cova de l'Arcada una atractiva arista rompe la monotonía, se trata de la vía del Xevret, nombre en correspondencia a la camuflada fuente situada al iniciar la subida desde la rambla del Clot del Tambor. Una escalada obligada y expuesta en conjunto, donde hay que dominar un terreno de aspecto afable pero con pocos cantos y posibilidades de protección. El primer largo concentra todo el misterio mientras que el resto es mucho más llevadero. Descenso en 2 rapeles por la misma vía. A la derecha de l'Arcada aparece una línea muy marcada y directa rodeada de vías deportivas, dedicada con acierto a la figura de Ernest Mallafré por su natural elegancia. Escalada exigente hasta la bandera, en cuya apertura se superó limpiamente en libre el diedro final sin recurrir al pitonaje, quedando en 7a sin trampa ni cartón. Con el tiempo y unas repeticiones clavando descaradamente, el reto se ha rebajado a 6c.





- La vía del Bosconero se sirve de la fisura más elegante de su contorno para ganar la cima de la Proa, uno de los perfiles más significativos del perímetro sur montserratino. En su ascensión encontraremos todo un surtido de clavos de museo y pocos buriles, siendo la travesía final el pasaje más exigente de todo el recorrido. Roca muy buena en conjunto, con un máximo obligado de 6a (la graduación original corresponde a los 80). La Tropicana ofrece el típico itinerario equipado desde arriba, cuyas dos tiradas se diferencian claramente por su textura y equilibrio. La primera exige de pasos laterales más finos, mientras que la segunda resulta una joya vertical provista de todo tipo de agarres. Totalmente reequipada con parabolts. Descenso en rapeles por ésta.




- La Aresta Brucs de la Proa se abrió limpiamente sin utilizar buriles -solo en reunión- por lo que quedó una vía atrevida y selecta al más puro estilo montserratino. Años más tarde, una cordada sin escrúpulos equipó prácticamente sobre el mismo itinerario lo que ellos bautizaron como el Espolón del Viento, desvirtuando por completo un trazado original borrado del mapa. La Aresta Brucs de la Roca Roja por suerte no ha tenido esta nefasta fortuna, y continua siendo una de las más costosas del repertorio al poseer un laborioso tercer largo a equipar en su totalidad. La última tirada realmente corresponde a la Aresta Brucs y destaca por su exposición. Cómodo descenso por la canal posterior al existir una línea de cuerdas fijas instalada casualmente. Pocas repeticiones.




- Con la moda de equipar las vías descolgándose desde lo alto, le llegó el turno a una de las placas más soberbias del Bruc: la Tonsura, el pedestal de la Proa. Pese a que la vía Caída Excitante se sirve de entrada de una línea artificial que supera el margen izquierdo de la roca, una vez en el destacado muro se limita a solucionar el pasaje con dos explosivos tramos asegurados con doble buril. Repitiendo la misma técnica, en otro sugestivo muro situado por detrás a mano derecha (Placa Hardkore) equipamos la vía Video-Clip. Otra muestra del grado prefabricado de los 80, que más tarde arraigó con mucha fuerza en este sector de la montaña por su calidad y proximidad al vehículo. Actualmente la primera consta como un 7a (Ae al inicio), y la segunda un exigente 6a reequipado entre otras líneas posteriores de parabolts.




- El Diedre Trànsfuga rompe la tónica de un sector básicamente frecuentado por escaladores deportivos al amparo de la Agulla Fina dels Naps de Baix. Se trata de una vistosa fisura en libre a equipar, que conduce bajo una línea de techos característica situada a la derecha del anfitrión. Al otro lado del torrente aparece la vía Cloc i piu, una alternativa mucho más interesante que gana el margen izquierdo del conjunto de la roca de l'Aritjol, sin someterse al uso del parabolt. Para ello hay que utilizar los aliens o similares para proteger convenientemente un precioso segundo largo, donde lo más explosivo corresponde a la salida de la R1 con diferencia. Roca muy buena exceptuando la llegada a la cumbre donde localizaremos el rapel para bajar del itinerario.





- De entrada, muchos dábamos por sentado que esta roca era la Foca por su singular perfil, pero con el tiempo y según las referencias del libro Pam a Pam, se dedujo que estábamos equivocados y la auténtica Foca quedaba al otro lado del torrente (W) pese a que su silueta poco inducia a ello. En una primera exploración con Antonio García Picazo realizamos a pelo la asequible Aresta Brucs sin encontrar ningún rastro, por lo que las referencias del libro no cuadraban. Semanas después con Jordi Verdaguer abrimos la vía Miratge, gozando de la magia de un entorno solo perturbado puntualmente por las piaras de jabalís ensanchando los camuflados senderos, y el envidiable silencio de uno de los torrentes más remotos de la montaña. Muchos años después y sobre la misma Aresta Brucs, algunos se despacharon equipando una ruta y definitivamente quedó bautizada como la Falsa Foca. Actualmente en este distrito dels Naps de Baix está prohibida la escalada durante todo el año por motivos ambientales.




- La Agulla Albert Zanini pese a que sirvió de sonada fiesta de clausura de la Operación Montserrat Pam a Pam, no poseía más que la vía normal. Con Joan Armengol fuimos un día a investigar su cara E y descubrimos una clara posibilidad que bautizamos como la vía Lluna de Paper. Por el centro aún se adivinaba un reto evidente que días más tarde quedó cómodamente solventado desde arriba con la vía Traffic de Silenci, la escalada más bella y atractiva de la roca sin llegar a extremos. Justo enfrente, en la cara S-W del Faraó, años después abrimos la vía Luxor, la réplica a un sector ampliamente acosado con parabolts por los cuatro costados, menos por el perfil de su olvidada Aresta Brucs donde no fue necesario ningún derroche de chapas para conseguir tal objetivo.




- La vía Jaque Mate representa todo un viaje de exploración por la pared N-W de Sant Jeroni desde su base hasta enlazar con el tramo final de la ferrata Teresina que localizamos a la salida. Un itinerario de aventura con el equipamiento justo y necesario, donde continuamente hay que acertar el trazado para no embarcarse erróneamente saliendo por la tangente. Aproximación desde el camino de la Canal de la Llum (GR) cogiendo un trazo a la izquierda que conduce al final de los rapeles de la ferrata, y ganando el torrente que asciende pegado a la pared. Inicio muy evidente por una canal-diedro pulida por el agua. Los tres últimos largos son la recompensa al esfuerzo realizado. La Teràpia d'espits ofrece una bonita escalada en placa tan interesante como expuesta, que resuelve de la mejor forma la cara W de la Miranda del Camell de Sant Jeroni. Roca buena y acceso desde el camí dels francesos bajando a la altura del objetivo.




- La Roca del Llimac es uno de tantos ejemplares dispersos entre la vegetación dels Naps de Baix, que destaca por su perfil alargado y contundente. A su Aresta Brucs se llega tras un corto L1 a equipar que resulta lo más entretenido, mientras que el resto se liquida rápidamente siguiendo un lomo estético y sin protecciones a priori, de una dificultad moderada y roca perfecta. Otro itinerario contundente es el Gran Diedro Sur de la Agulla de Can Jorba, abierto en privilegiada compañía de Joan Nubiola, uno de los pioneros al que le debemos gran parte de la exploración sur del macizo formando tándem con Josep Mª Torras "la Cordada Centenària". La ruta en cuestión no ofrece ningún misterio, y se puede acceder entrando desde la base (final del Joc de l'Oca) por cualquiera de las vías equipadas que suben a la Miranda de Can Jorba. Prever unos fisureros y aliens al gusto.




- La pared del Torrent del Pont ofrece un lienzo acaparado de buenas vías siendo la Zeleste una de las primeras en tomar posición. Tras un primer largo de trámite, aparece una exquisita segunda tirada que por sí sola merece la visita. Más a la derecha se puede observar la vía Nórdica anclada sobre la sombra de la Agulla Jordi Solé i Masip, cuya enorme laja adosada representa la escusa principal de este itinerario tan evidente como laborioso de entrada. En toda la vía solo encontraremos un espit en el L1, una tirada que hay que negociar en artificial hasta alcanzar una cómoda bauma donde se monta la R1. A continuación la desafiante laja se deja intimar con delicadeza, entrando y saliendo de ella continuamente hasta terminarse y seguir por la pared hasta la cima. Seguramente sea una de las pocas escaladas largas de la vertiente sur, con sombra prácticamente todo el día. No escalar del 1 de enero a fin de julio.



- Mientras abrían la clásica vía Esparraguera, la Tarantel·la se adelantó por el carril de la derecha alcanzando la cumbre directamente sin tantos rodeos ni equipamiento. Por todo ello nunca ha sido tan popular, pese a que su último largo sorprende por el pulido de su roca al coincidir con la salida de la Esparraguera. La vía Logos tampoco puede presumir de clásica a estas alturas pues cuenta con muy pocas repeticiones, al ser preciso una buena dosis de material para superar la continuidad de una fisura pitonable pero peleona hasta el final. Con el paso del tiempo, estas selectas escaladas han quedado acorraladas entre líneas de parabolts mucho más solicitadas, mermando su relativo interés de aventura en un sector dominado por las cintas exprés. No escalar del 1 de enero a fin de julio.




- Sin lugar a dudas la Roca de la Palleta ofrece una de las placas más extraordinarias del cosmos montserratino, y su vía Flipper corresponde al itinerario más benévolo para degustar el tesoro. No obstante, exige escalar sin muchas chapas de referencia por lo que tiene pocas perspectivas de pulirse, tal como sucede en los trazados situados más a la derecha habitualmente frecuentados. Enfrente, el Pollegó E presenta un eje principal donde la vía Sorpresa sorprende, al infiltrarse entre la verticalidad de la forma más rápida y natural de lo que se intuye a primera vista desde abajo. Una aventura con todos los ingredientes para salir licenciados en todo-terreno, pese a que la roca en general es buena y la vegetación cada día más resistente. No escalar del 1 de enero a fin de julio.




- El Diedre d'Agost representó durante mucho tiempo un misterioso proyecto abandonado, hasta que en un caluroso día de agosto, en vez de ir a la piscina como buenos novios, nos refugiamos a la sombra del Centenar para descifrar el enigma. Una buena dosis de ferralla de todo tipo era el rastro que dejaron sus antecesores hasta alcanzar la R4. A partir de aquí tuvimos que acertar la mejor salida para no pasar la noche en vela, dado que la chimenea final no prometía nada bueno por su aspecto y escasa anchura. La Directa Nacho Ruiz también contaba con un L1 abandonado con hierros de museo, suficiente para aventurarnos por una fisura-diedro de buenas proporciones, y dedicársela a un entrañable Pirata malogradamente accidentado en la carretera. Actualmente no se recomienda su escalada sin llevar útiles de jardinería para salir con éxito por arriba. Ambos itinerarios calificados de coleccionismo "extremo".




- La vía d'en Herp está dedicada a un empresario alemán -Herp- que sobre los años 30 rondaba por Montserrat con la particular afición de tomar fotografías de sus rocas, instalado en una pequeña bauma situada en la Canal Ample de Agulles cerca de la vía en cuestión. Escalada a equipar casi en su totalidad, siguiendo la marcada línea de diedros con solo 3 espits de progresión, para finalizar bajo la Boleta del Portell Estret donde concluye superando la ruta Normal. La vía Anda-Roc-Man se abrió con la finalidad de escalar la característica aguja del Carquinyoli situada al margen (V+), y de esta forma liquidar dos objetivos de un tiro. Una aventura todo-terreno con tramos de todo tipo a equipar y sin expansiones, es el aliciente principal de esta rústica escalada reservada para los más románticos.



ESCALADAS EN SANT GERVÀS




- De todos los trazados naturales que ofrece Sant Gervàs, la vía Mª Antònia Simó quizás sea el más arrogante. Una línea reservada a escaladores románticos, cuyas tiradas ofrecen todo un recital de exóticos pasajes, sorteando la monolítica verticalidad de una pared más entregada al grado extremo. De tanto en tanto, una vía de estas características nos transporta durante unas horas al pasado, cuando el reto se aferraba principalmente a las debilidades del terreno. Con ello no fue difícil dedicar la vía a una escaladora referente de la pionera década de los años 40, que dedicó por completo su existencia a la montaña en todas sus facetas, desde la exploración hasta la docencia del arte vertical. Siempre la recordaremos al pie del cañón, o detrás del mostrador de la sección del CADE hasta muy avanzada edad. Si bien esta ruta por sus rasgos difícilmente llegará a clásica, ofrece al menos una aventura acorde con la ilusión de sus autores. No escalarla en época de nidificación.




- La vía Picazo-Fredi significó en su día el segundo asalto al Escudo Rojo estrenado en el 77 por escaladores franceses de la talla de Francis Tomas, Gérard Uzabiaga, Patrice Drai y Henri Santam. Mientras éstos se aferraron a la fisura más atrevida, a la derecha quedó una diagonal ascendente mucho más lógica pero menos directa, que la cordada catalana aprovechó escrupulosamente para lograr una entretenida escalada de coleccionista. De entrada todo son ventajas, pero poco a poco la diagonal va desapareciendo y hay que emplearse a fondo desde que se termina hasta alcanzar la R4. Las tres últimas tiradas son las más sorprendentes y donde hay que progresar con mayor esmero recurriendo al pitonaje, alternando con pasos en libre siempre atlético y con buen ambiente. Una aventura muy recomendable en definitiva, sobre buena roca, y difícil abandono a partir de R5. No escalarla en época de nidificación.




- Otro trazado singular de la muralla sur de Sant Gervàs lo descubre la vía Ferran Merchán inmediatamente a la derecha del Escudo Rojo. La perversa geometría de la pared ofrece una línea casualmente afable para vencerla sin grandes complicaciones, siguiendo una marcada diagonal que burla los desplomes y conduce a un inusual jardín que rompe totalmente la tónica de la ascensión. Para remediarlo aparece una tirada final de consolación, donde habrá que negociar a fondo un caprichoso diedro que justifica la fiesta hasta su último movimiento. Se puede evitar todo esto saliendo por la derecha sin demasiadas complicaciones. Itinerario dedicado a un apasionado escalador de Terrassa nacido en Málaga en 1932, que en su intensa y corta trayectoria fue capaz de tachar gran parte del repertorio clásico del país, si no más, hasta que malogradamente su gran corazón dijo basta. No escalarla en época de nidificación.




- Como sugiere su nombre, la vía Orient Exprés significa la alternativa más lógica, rápida y asequible para ganar una muralla con pocas debilidades a la vista, dada su intensa verticalidad y cara de pocos amigos. Se trata del frontón situado en el extremo oriental de la sierra denominado l'Avedoga d'Adons, cuya aproximación difiere claramente siendo necesario rodear el objetivo por el norte cogiendo el camino que va de Adons hacia el Pui de Lleràs. La línea en cuestión, aprovecha lo más evidente de entrada topándose misteriosamente con el rastro de otro itinerario sin referencias, que al parecer viene directo desde el suelo y a mitad del L2 continua hacia arriba. Escalada de relativo interés pues solo cuenta con un segundo largo destacable, donde se aprecia la calidad y la tónica de una caliza sorprendente. Lugar inédito y poco explorado, al quedar totalmente apartado y eclipsado por la muralla principal. No escalar en época de nidificación.